Zumos cítricos: el perfecto cóctel antioxidante

De unos años a esta parte hemos visto aparecer en los lineales de los supermercados abundancia de productos ricos en antioxidantes. En poco tiempo, sabores que no eran tan habituales como la granada o las frutas rojas (grosella, arándano, mora, frambuesa) han copado la primera línea de los expositores de bebidas, y alimentos. Pero la cosa no se detiene ahí, la búsqueda de fuentes de antioxidantes para ser incorporados a nuestra alimentación nos lleva a encontrar formulados alimentarios cuanto menos curiosos como son bebidas refrescantes hechas a partir de pulpa de café o galletas de té verde.

antioxidante-natural

El afán por incorporar nuevos alimentos persiguiendo sus bondades saludables tratando de aglutinar en una misma ingesta las tres dimensiones del alimento “Nutrición+ Placer + Plus de salud” nos lleva sin querer hacia un exceso de exotismo y en ocasiones encarecimiento de nuestra dieta que, de conocer algo mejor las propiedades de los alimentos que ya solemos incorporar, quizá podríamos evitar.

Con esto me estoy refiriendo a esos frutos o zumos comerciales tan arraigados en nuestras costumbres domésticas como son los zumos de naranja o mandarina y que tienen propiedades nutracéuticas envidiables. Y es que, como veremos más adelante, en nuestra dieta hay pocos alimentos que tengan unas propiedades antioxidantes tan interesantes y beneficiosas para la salud como el zumo de naranja y clementina. Antes de enzarzarnos con listados de bondades, vamos a definir previamente que son los antioxidantes en alimentación.

¿Qué es la Oxidación o situación de Estrés oxidativo?.

Las Especies Reactivas del Oxígeno (EROs) son un término genéricamente usado para denominar una variedad de moléculas derivada del oxígeno que reacciona con la mayor parte de moléculas y las oxidan. En el grupo de los EROs se incluirían entre otros esos compuestos que nos son familiares a causa del marketing de productos alimentarios y de cosmética, los llamados “radicales libres” y que a fecha de hoy todo el mundo es conocedor de su efecto negativo para la salud. Entre los radicales libres encontraríamos el radical hidroxilo (OH-), el radical anion superóxido (O2-) y el óxido nítrico (NO-).

Un átomo de oxígeno tiene 4 pares de electrones, y se vuelve inestable cuando pierde un electrón. Un radical libre sería un átomo de oxígeno que ha perdido algún electrón (y por ejemplo tiene 7), que al estar libre toma un electrón de la membrana de un tejido corporal nuestro y produce un radical libre. Es decir, que iniciaría un proceso en cascada de oxidaciones en nuestros tejidos y células corporales.

Los seres humanos por el mero hecho de respirar estamos en permanente contacto con el oxígeno, por lo que al mismo tiempo continuamente se están formando en nuestro cuerpo los EROs (entre ellos los radicales libres), pero éstos, están mantenidos bajo control y sus efectos contrarrestados por una serie de sistemas de defensa que han desarrollado las células para interceptar los EROs. En condiciones normales, el efecto potencialmente dañino de los EROs es contrarrestado de forma satisfactoria por los mecanismos de defensa mencionados. Sin embargo, en determinadas circunstancias el balance entre la producción de EROs y los mecanismos de protección antioxidante pueden verse alterados a favor de la formación de EROs y tiene lugar una situación indeseable que se denomina Estrés Oxidativo.

El estrés oxidativo es por tanto, un desequilibrio entre las velocidades de producción y de destrucción de las moléculas tóxicas o EROs lo que da lugar a un aumento en la concentración de radicales libres que hay en nuestras células. El estrés oxidativo está relacionado con las causas de numerosas enfermedades degenerativas, como son: enfermedades neurodegenerativas, cáncer, cardiovasculares, hipertensión, diabetes, enfermedades reumáticas y esclerosis múltiple, entre otras muchas.

¿Qué son los antioxidantes?.

Puesto que la propia definición EROs es que son moléculas muy reactivas hacia otras, por esa misma particularidad existen muchos compuestos químicos que pueden reaccionar con los EROs y neutralizarlos. Por tanto un antioxidante es una molécula que reacciona con los EROs en muy bajas concentraciones y el resultado de su oxidación es una molécula estable. Los sistemas antioxidantes con el que cuentan las células de nuestro organismo disponen de dos grupos de antioxidantes los antioxidantes endógenos que son moléculas naturalmente sintetizadas por el cuerpo humano y los antioxidantes exógenos que son mayormente producidos por las plantas y los humanos los introducimos en el organismo a través de la alimentación.

¿Qué antioxidantes vamos a encontrar en los zumos cítricos?.

De los antioxidantes exógenos entre los más importantes en los zumos de frutas cítricas tenemos la vitamina C, los carotenoides (entre ellos el ß-caroteno o Provitamina A) y los flavonoides (dentro de este grupo destacaremos las flavanonas y las flavonas polimetoxiladas). Las características nutricionales y antioxidantes de los dos primeros (vitamina C y carotenoides) son bien conocidas, de modo que nos centraremos en las propiedades del otro grupo, las flavanonas, de las que destacaremos dos características fundamentales: se encuentran casi exclusivamente en los cítricos y su formidable acción antioxidante.

Tanto las flavanonas como las flavonas polimetoxiladas son tipos de flavonoides muy abundantes en frutas cítricas y en sus zumos. En los últimos años han sido extensamente estudiadas por su poderosa acción antioxidante y una gran variedad de actividades biológicas entre las que se incluyen propiedades antitumorales, cardioprotectoras y antiinflamatorias. Estudios epidemiológicos han demostrado que la ingesta de flavonoides de cítricos desarrolla una acción protectora frente a enfermedades cardiovasculares, ciertos cánceres y otras enfermedades crónicas.
Por último, completaremos las afirmaciones anteriores, presentando una revisión de las conclusiones que aparecen en diversos trabajos realizados por importantes centros de investigación de todo el mundo relacionados con este tema:

  • La revista “Plant Foods for Human Nutrition”, en 2013 publicó un trabajo en el que se encontraron evidencias relevantes del rol potencial del zumo de naranja en la prevención de procesos de inflamación y estrés oxidativo relacionados con enfermedades crónicas. Concretamente se describieron evidencias científicas relacionadas con cambios favorables en marcadores de inflamación y factores de riesgo cardiovascular después de consumir zumo de naranja en individuos sanos. Las flavanonas hesperidina y naringenina parecen estar implicadas en estos efectos.
  • El “Journal of Agricultural and Food Chemistry” publicó un artículo en 2012 en el que ponía de relieve la relación inversa entre el riesgo de enfermedades cardiovasculares y la ingesta flavanonas de cítricos como son la hesperidina y naringina.
  • Esta misma publicación en 2012 publicó otro artículo donde sugería que los frutos cítricos como fuente abundante de flavonoides, son muy prometedores para desarrollar alimentos con fines neuroprotectores y del cerebro.
  • El “Journal of Biomedicine and Biothecnology”, en 2012 publicaron los hallazgos de los estudios preclínicos que ponían de relieve los efectos inhibitorios de la carcinogénesis en determinados tejidos de la acción combinada de carotenoides y la flavanona hesperidina del zumo de mandarina satsuma.
  • En “Seminars in Cancer Biology” se publicó un artículo en 2007 concluyendo que las flavonas polimetoxiladas tangeretina y nobiletina presentaban propiedades que las podían hacer particularmente útiles como agentes de prevención del cáncer.
  • En “Asian Pacific Journal of Cancer Prevention” publicó en 2012 un artículo poniendo de relieve el potencial quimioterapéutico de algunos flavonoides de cítricos como son tangeretina, nobiletina, hesperidina, naringenina y naringina. Según el artículo estos flavonoides muestran actividad inhibidora del crecimiento de determinadas células cancerígenas a través de varios mecanismos.
  • En “Current Opinion” se publicó un artículo en 2013 donde se sugería que los flavonoides de cítricos presentaban un papel importante en la en el tratamiento de la dislipidemia, insulinorresistencia o aterosclerosis.

El listado de referencias en publicaciones científicas sobre las propiedades de los flavonoides cítricos para la prevención de enfermedades degenerativas podría ser bastante más extenso. Por tanto, a la vista de las evidencias científicas, podemos afirmar que cuando consumimos un zumo de naranja o mandarina su alto contenido en flavonoides, carotenoides y vitamina C hacen de esta bebida un cóctel de propiedades antioxidantes únicas.

Roger

REFERENCIAS:

  • Lopes,R.C.; Hermana H.; Bressan, J. Anti-inflamamatory Properties of Orange Juice: Possible Favorable Molecular and Metabolic Effects. Plants Food for Human Nutrition, 2013.
  • Assini J.M; Mulvihill E.E.; Huff M.W. Citrus Flavonoids and Lipid Metabolism. Current Opinion, 2013.
  • Chanet A.; Milenkovic D.; Manach C.; Mazur A.; Morand C. Citrus Flavanones: What is Their Role in Cardiovascular Protection?. Journal of Agricultural and Food Chemistry,
  • Tanaka T.; Tanaka T.; Tanaka M.; Kuno T. Cancer Chemoprevention by Citrus Pulp and Juicers Containing High amounts of β-Cryptoxantin and Hesperidin. Journal of Biomedicine and Biotechnology, 2012.
  • Firuzi O.; Miri R.; Tavakkoli M.; Saso L. Antioxidant therapy: Current Status and Future Prospects. Current Medicinal Chemistry, 2011.
  • Walle, Thomas. Methoxylated flavones, a superior cancer chemopreventive flavonoid subclass?. Seminars in Cancer Biology, 2007.

2 comentarios en “Zumos cítricos: el perfecto cóctel antioxidante

  1. Totalmente de acuerdo, hay que saber apreciar todo lo que nos pueden ofrecer estos cítricos tan comunes y a veces poco valorados … Ha sido realmente revelador lo de las flavanonas ,¿en qué parte del fruto van a abundar más estos compuestos ?

    Me gusta

    • Estimado Julián, efectivamente eso que comentas resume perfectamente lo que quería transmitir en el post. En cuanto a la parte del fruto en la que se encuentran las flavanonas ello va depender de la molécula en particular de la que hablemos. En líneas generales, podemos decir que las membranas del fruto y pulpa, y el albedo (parte esponjosa de color blanco de la corteza) van a tener mayor cantidad de estos componentes. Cuando consumimos el fruto entero la ingesta de estos compuestos es elevada. Si lo que consumimos es el zumo, cuando lo tomemos con la pulpa incrementaremos significativamente el aporte de estos principios bioactivos, mi recomendación por tanto es siempre tomar zumo con pulpa!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s