¿Sabemos lo que comemos?-  Sí -. ¿Sabemos de dónde procede lo que comemos? – en muchos casos no-. Claroscuros del Reglamento (UE) 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor.

Los consumidores hoy más que nunca podemos considerarnos de enhorabuena por lo que a información disponible en la etiqueta de los alimentos se refiere.

Sin duda la entrada en periodo de aplicación del Reglamento (UE) 1169/2011 del  Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de octubre de 2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor (…),  ha traído consigo más información esencial relacionada con la salud y nutrición para el consumidor que todas las disposiciones legales juntas que había hasta la fecha. Con este reglamento también hemos ganado algo en transparencia pero, en este último aspecto tal y como comentaremos más adelante, la Norma ha quedado lejos todavía de los estándares que la sociedad europea viene exigiendo en los últimos tiempos.

El gran éxito para los consumidores.Apple-Nutrition-Facts11

Este reglamento cuya aplicación se hizo efectiva el pasado 13 de diciembre de 2014 nace con el objeto, como el mismo texto dice en su introducción de “servir (…) a los intereses de los ciudadanos,ya que establece la obligación de etiquetar los alimentos de forma clara, comprensible y legible”.  Entre las novedades que presenta vamos a destacar las siguientes que considero tendrán un mayor interés para la gran mayoría de consumidores:

  • La obligatoriedad de incluir la información nutricional en la etiqueta de la práctica totalidad de alimentos envasados. Esta información ha de incluir la composición en los nutrientes grasas totales, grasas saturadas, hidratos de carbono, azúcares, proteína y sal, así como el valor energético expresado en Kj o Kcal por cada 100 g o 100 mL.
  • Se crea una norma detallada sobre claridad y legibilidad de la etiqueta que define el tamaño que deben tener las letras y ubicación de la información dentro de la etiqueta.
  • Se establece como obligatoria la información sobre los alérgenos, que deberán aparecer en la lista de ingredientes de forma destacada del resto de ingredientes (p.e.: marcado en negrita).
  • Para el caso particular de los aceites o grasas de origen vegetal se detalla cómo deben venir declarados en la lista de ingredientes. Entre otros aspectos se tiene que indicar el origen botánico del aceite y grasa (p.e.: girasol, maíz, palma, etc.) y se debe indicar si los aceites son total o parcialmente hidrogenados.
  • Se amplían los criterios para la obligatoriedad de indicar el país de origen.

¿Sabemos de dónde procede lo que comemos?.

Desde mi punto de vista en muchos casos no. En principio uno de los puntos fuertes de la Norma iba a ser la mejora en transparencia de cara al consumidor en cuanto a los criterios que obligan a informar sobre el país de origen del alimento. Pero finalmente la Norma se ha quedado bastante corta y seguimos en muchos casos sin saber dónde se ha cultivado o criado el alimento que consumimos, pues ésta solamente obliga a identificar el país de origen o el lugar de procedencia en los siguientes supuestos:

  • Carne fresca de vacuno, (requisito que se estableció en el 2000 durante la crisis de EEB o “crisis de las vacas locas”).
  • Aquellos productos que ya contaban con disposiciones legales específicas que obligaban a declarar el origen: Miel, aceite oliva, frutas y hortalizas y pescado.
  • Esta norma obliga ahora además a declarar el origen de otros tipos de carnes frescas o congeladas: porcino, ovino, caprino y aves de corral.
  • En los alimentos en los que voluntariamente menciona el origen del alimento y éste no coincida con el del ingrediente primario.

En cambio, todavía quedan un sinfín de alimentos como leche y sus productos derivados, productos no transformados, productos con un ingrediente único como pudiera ser los zumos, los  productos con un ingrediente que representa más del 50% del mismo que la legislación a fecha de hoy no obliga a informar de su origen y deja pendiente para posteriores informes estudiar nuevas propuestas de declaración de origen obligatorio.

Tal y como se encuentra la legislación de etiquetado a fecha de hoy, podríamos encontrarnos con alguna de las siguientes situaciones:

  • Por ejemplo el caso de una leche que procede de vacas criadas en Francia y que es envasada por una industria lechera ubicada en la Cornisa Cantábrica. Aquí el propietario de la marca no está obligado a declarar el origen, por lo que tal “pasividad legal” podría generar confusión a algunos consumidores que muy probablemente crean que las vacas fueron criadas y ordeñadas en el Norte de España.
  • Otro ejemplo sería el caso de un zumo de naranjas cultivadas y exprimidas en Brasil y que luego es importado y envasado por un embotellador ubicado en el Levante español. Al no tener obligación el propietario de la marca de declarar el origen del producto seguramente va a generar confusión pues muchos de los consumidores no imaginan que el zumo con el que están desayunando pueda proceder de Brasil y no de los naranjos de Valencia, Murcia o Huelva.

¿Tiene importancia para el consumidor el origen de los alimentos?.

nutritionSí, mucha. La OCU publicó el 24 de enero de 2013 los resultados de un sondeo de opinión sobre el origen de los alimentos declarado  en las etiquetas, en el que participaron 1.001 consumidores españoles. De dicho estudio se concluyó que para el 56.9% de los encuestados el origen es de gran importancia. Un 65,5 % de los participantes estaría interesado en averiguar si lo que compra procede de España e incluso, casi la mitad estarían dispuestos a pagar un 5% más por obtener información sobre la procedencia.

Conocer la procedencia de los alimentos es considerado una cuestión fundamental. Cada consumidor puede tener sus razones; bien por apoyar los productos de una región, o por atribuirle una calidad o propiedades concretas al producto de un determinado origen, o bien porque el consumidor toma sus decisiones basadas en criterios de Think global act local (corriente de pensamiento también refundada con el nombre abreviado “glocal” que se traduciría como piensa globalmente, actúa localmente).

Think global, act local.

think20global20-20act20local

Esta última motivación, aquellos que nos dedicamos a la alimentación no podemos perderla de vista, pues el exigente mercado europeo anda cada vez más hacia esta dirección, empujado por una gran masa de consumidores que tienen claro que actuar a nivel local, sin duda es la única manera de garantizar la sostenibilidad de nuestros recursos a nivel global. A modo de ejemplo, muchos consumidores centroeuropeos no conciben como  habiendo una fuente de cítricos en la región del continente europeo (conformada principalmente por España y también Italia o Grecia), la mayor parte del zumo directo de naranja envasado y la casi totalidad del zumo concentrado que se encuentra en los supermercados europeos es procedente de Brasil que fue transportado a Europa en macro-tanques dentro de buques para luego ser envasado aquí.

En definitiva, cada vez son más los que no aceptan tan alegremente el intercambio “costes de producción bajos por huella de carbono más alta”, entendiendo por huella de carbono a la totalidad de gases invernadero que se emitieron por efecto directo o indirecto de un producto. Por tanto, tanto cada vez que en la búsqueda permanente de costes de producción bajos, traemos un alimento o una materia prima de ultramar  que estaría disponible en nuestra región, estamos aumentando las emisiones de CO2 equivalente por esos 100 ml o 100 mg de producto que consumimos diariamente.

Finalmente y para concluir, viendo la importancia creciente que determinados grupos de consumidores dan a conocer el origen de los alimentos, los que los fabricamos no podemos pasarlo por alto, pero aquellos que legislan las Normas deberían tenerlo si cabe más presente todavía.

Roger

 

REFERENCIAS:

2 comentarios en “¿Sabemos lo que comemos?-  Sí -. ¿Sabemos de dónde procede lo que comemos? – en muchos casos no-. Claroscuros del Reglamento (UE) 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor.

  1. Es muy importante que se legisle para que sea obligatorio consignar el pais de origen de los productos que consumimos con el fin de que cada uno pueda decidir libremente lo que desea consumir, bien sea en funcion de parámetros de calidad, o criterios de conciencia acerca de la relaciones laborales de producción el los paises de origen. ” La información nos hará más libres”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s