“Gusanitos al punto de sal”- un snack para niños mucho menos artificial de lo que pensamos…

De mi paso años atrás por el departamento técnico de una conocida compañía de Snacks para  público infantil, todavía recuerdo las preguntas desconfiadas que mis amigos y conocidos me lanzaban al respecto de los mismos.  Por aquellos tiempos yo, con la pasión que me caracteriza cuando me dedico algo a que me gusta, solía hacer proselitismo explicando las bondades del aperitivo que habitualmente llamamos gusanitos y lo recomendaba a todos mis conocidos, especialmente aquellos que pudieran tener interés por la alimentación infantil, tratando de convencerles de que tras ese nombre que recuerda a “chuche barata” y la apariencia un tanto artificiosa que muestra su peculiar textura, se encuentra un producto natural, como es la sémola de maíz condimentada con un poco aceite de girasol y sal.

De aquel capítulo de mi vida profesional he vuelto a tener reminiscencias estos últimos 3 años que vengo ejerciendo la paternidad y más aún, con la circunstancia de que mi hija pequeña presenta intolerancia a la leche de vaca lo cual me obliga a leer las etiquetas y controlar si cabe más de lo habitual, los alimentos procesados que puedo darle.

Dacsa 1

Pues bien, recientemente como me he tenido que poner de nuevo al día en materia de snacks infantiles he vuelto a enarbolar la bandera del gusanito como “chuche más inocua de lo que los consumidores nos pensamos” y allá voy con los argumentos:

  • Los gusanitos al punto de sal son un tipo de aperitivo que se denomina extrusionados de expansión directa.
  • Los ingredientes básicos y universales de todos los tipos de gusanito blanco son: Sémola de maíz, aceite vegetal y sal.
  • Estos productos se elaboran en un extrusor que es un equipo empleado en la industria alimentaria que sencillamente cuece y da presión a la masa de maíz que hemos metido dentro. El extrusor consta de un camisa (o tubo de cocción) donde un juego de uno o dos tornillos rotatorios giran, y a la vez que cizallan y cuecen también transportan la masa hacia la salida de la camisa, que se encuentra cerrada por un plato con pequeños orificios.
  • La masa de maíz cocida cuando llega la zona del plato con los pequeños orificios de salida tiene una alta temperatura (150º-180ºC) y una elevada presión. De esta manera, cuando la masa es empujada y sale fuera por los agujeros la poca agua que lleva retenida el almidón del maíz evapora y con esa evaporación repentina se produce el expandido inmediato del almidón resultando esa forma de gusanito esponjoso que todos reconocemos.
  • Acto seguido el gusanito es secado moderadamente en un horno para reducir su humedad y darle un punto de crujencia, y a la salida del mismo se le aplica un poco de aceite vegetal con sal.

En RESUMEN, que al final el gusanito blanco de toda la vida es maíz calentado y expandido con un poco de aceite de girasol y sal, ¿no os recuerda a nada esto?, pues sí, efectivamente es el mismo proceso que las palomitas de maíz solo que aquí el cereal ha sido texturizado.Dacsa_facundo_producto_guyitos

Es por esto que cuando en alguna ocasión me han preguntado por la chuche que sería recomendable (o menos mala) para dar a los niños siempre me he decantado por ésta, puesto que en composición es idéntica a las palomitas que hacemos en casa y no dudaríamos en dar a nuestros hijos. Eso sí, estamos hablando siempre de los gusanitos blancos con aceite y sal, aquí quedan totalmente descartados los “gusanitos rojos” pues entre otras cosas contienen aromas artificiales, mayor contenido en grasa y sal, pero sobre todo colorantes azoicos como son la tartracina (E-102) o el sunset Yellow (E-110) ambos poco recomendados para los consumidores más pequeños.

En cuanto a las marcas que comercializan este producto, podemos encontrar a los fabricantes de aperitivos para público infantil de toda la vida, como son: RISI, ASPIL, FACUNDO, TOSFRIT, PEGUI y GREFUSA. Para aquellos consumidores y padres que buscan etiquetas 100% limpias de aditivos mencionar que algunos de estas marcas, además de la sémola de maíz, aceite de girasol y la sal incluyen el potenciador de sabor E-621 que es el glutamato monosódico, pero hay otras como ASPIL o FACUNDO que no lo incluyen. Yo personalmente, me fijo sobre todo en aquellos que no incluyen trazas de leche ni derivados lácteos pues algunos fabricantes garantizan ausencia total (como son los formatos pequeños de RISI o ASPIL) y otros en cambio advierten posible presencia de estas trazas.

No quisiera pasar por alto el apartado de las grasas y aceites que ha sido siempre un aspecto crítico de la industria de los snacks. Hasta hace unos años era habitual encontrarnos determinados tipos de grasas en los gusanitos como la de palma, pero los paquetes que he podido comprar recientemente de Jojitos (Aspil), Gusanitos (Risi), Grefusitos (Grefusa), Rulitos (Facundo) y Manchitos (Tosfrit) incluyen todos ellos aceite de girasol como fuente de grasa. El origen vegetal de este producto además los convierte en libres de colesterol.

dacsa 8jpg

Antes de que se me eche a la yugular algún purista de la nutrición y la alimentación saludable, quisiera resaltar (y lo haré en negrita) que estos aperitivos tienen alrededor de un 75% de contenido en hidratos de carbono y un 10% de contenido en grasa lo que los convierte en un producto con un nivel calórico alto (380-450 Kcal/100g), asimismo la cantidad de sal también puede ser elevada en algunas marcas (oscilan entre 0.2 y 2%), lo cual quiere decir que su consumo es aceptable siempre que no se abuse ni en cantidad ni por supuesto en frecuencia. Por tanto, este post no pretende convencer a nadie para que considere que el gusanito es sustitutivo de una comida pero sí que es posiblemente el más adecuado cuando queremos dar una chuche en un cumpleaños o como capricho de fin de semana.

NOTA: Para aquellos que quieran visualizar el proceso adjunto un vídeo de MADE IN SPAIN que lo explica con detalle: https://www.youtube.com/watch?v=naA3AfWzafk

 

Roger.

7 comentarios en ““Gusanitos al punto de sal”- un snack para niños mucho menos artificial de lo que pensamos…

  1. Hola, Me ha encantado el artículo!, Yo personalmente, si he de comprar una chuche me suelo decantar por esta y ahora se que no me estaba equivocando. Un abrazo!!

    Me gusta

  2. Hola Roger, qué bien saber que no todas las chuches son tan horribles como nos lo pintan! Ahora solo falta convencer a los peques, para que cuando tengan posibilidad de elegir un chuche escojan los gusanitos : )
    Un abrazo

    Me gusta

  3. Muy buen artículo Roger. Me ha gustado mucho el punto en el que resaltas la diferencia entre el gusanitos blanco y rojo. Añadir que, hay que desconfiar de aquellos etiquetados que solo nombran aceite vegetal sin especificar el tipo, porque en estos casos, como bien tu comentas suele ser aceite de palma y no de girasol.
    Un saludo,
    Arancha

    Me gusta

  4. Hola! Interesante artículo. Encontraría el fallo de no especificar la edad de los niños. En la calle veo a menores de un año comiéndolos y, al llevar sal, ya están desaconsejados para menores de esa edad. Por otra parte, para bebés tan pequeños, existen gusanitos horneados y sin sal, marca hipp. Son carísimos, pero para que se coman / guarree un gusanito o dos de vez en cuando, no están mal. Curiosamente tienen más carbohidratos pero menos de ellos son azúcar q en los jojitos, q son con los q los he comparado.

    Me gusta

    • Hola María, Muchas gracias por tu comentario. Ciertamente en el artículo no me refería ninguna edad en particular, hablaba de niños pequeños con edad de ir al parque y que piden por su boca alguna “chuche” de vez en cuando (supongo que me referiría a unos 2-5 años). Está claro un aperitivo de estas características no iría destinado a los bebés. En cualquier caso, como insisto en mi artículo el gusanito no se trata de un producto nutricionalmente equilibrado, si no que se trata de una snack o chuche destinado a un uso ocasional y, de entre la gran oferta de chuches que hay disponibles en el mercado, posiblemente esta sea la “menos mala” con diferencia.
      En cuanto la marca que citas, yo no la conozco pero es cierto que hay marcas especializadas para el público más pequeño (p.e. Hero) que ofrecen productos donde extreman el cuidado en aspectos como contenido en sal y grasas. Con relación a las marcas comerciales más normales (e.d. las que encontramos en el kiosko) si revisamos un poco las declaraciones veremos que las hay de todo tipo: con más sal, con menos, con más grasa, con menos, sin potenciador del sabor, con potenciador, etc.
      Gracias una vez más por tu comentario: Un saludo, Roger

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s