¿Qué está pasando con los azúcares en las bebidas refrescantes?

Se trata de una realidad consolidada y sin vuelta atrás: los azúcares añadidos en alimentos y bebidas afectan negativamente a varios aspectos de la salud.

Durante los últimos años la OMS ha estado alertando de que la obesidad es un problema de salud pública de importancia mundial. El evidente crecimiento de esta patología y otras asociadas suponen un reto de los sistemas sanitarios de muchos países. Este Organismo hace especial mención a los riesgos que conlleva el consumo de bebidas con elevado contenido de azúcares, pues el aumento del consumo de refrescos está relacionado con una mayor incidencia del síndrome metabólico (ligado al sobrepeso y obesidad) así como resistencia a la insulina causando diabetes. Sigue leyendo