Sobre fobia a los alimentos procesados, recetas tradicionales y menús de bar

El otro fin de semana me salió la vena de cocinillas y puse manos a la obra con una típica receta a la que con frecuencia recurrimos los valencianos para momentos como la merienda o el desayuno. Se trata de la coca de mida o coca de llanda y viene a ser una especie de bizcocho cuya sencillez en la elaboración y el excelente resultado en cuanto a sabor y esponjosidad han sido claves para convertirse en un producto comodín en nuestros hogares.descarga

Sigue leyendo

Sobre “babyfoods” o potitos infantiles para niños de corta edad.

Quienes hayan leído alguno de mis artículos sobre hábitos de consumo sabrán que en cuanto tengo ocasión manifiesto mi preferencia hacia la preparación de los alimentos en el hogar a partir de frutas, verduras u otros Ingredientes frescos comprados por uno mismo. Pero a su vez, siempre aprovecho para hacer la reflexión de que si nuestros ajetreados estilos de vida no nos permiten elaborar todo lo que comemos tampoco hay que ofrecer ni mucho menos una “resistencia sobrenatural” a consumir productos ya procesados, siempre que sepamos qué tipo de producto estamos comprando, los procesos de transformación que llevan asociados y conozcamos algo la naturaleza de los ingredientes y aditivos que pueda contener. Sigue leyendo

¿Qué debo saber de los aditivos alimentarios?

Días atrás, en una cena en casa de unos amigos coincidí con otro invitado al cual fui presentado como profesional de la alimentación lo cual derivó, como no podía ser de otra manera, en que la conversación tuviera su momento alimentación, consumo y salud y en una de aquellas nuestro acompañante nos hizo el siguiente comentario (tápense los oídos los sensibles): ” a mi me han dicho que todos los aditivos de los alimentos con un número “E” son cancerígenos”, ante el cual le vine a responder con una  espontánea réplica del tipo “si tu realmente crees eso; ¿cómo puedes vivir tranquilo?”.

Esta inocente conversación, me llevó a reflexionar en los días siguientes sobre un problema muy generalizado que tenemos en la sociedad, que es la gran cantidad de medios y foros carentes de rigor técnico y científico que se empeñan en tratar de forma morbosa  y alarmista todo lo relacionado con la producción de alimentos. Motivado por esto decidí poner a trabajar mi capacidad pedagógica y escribir unas líneas desde un punto de vista profesional y científico sobre los aditivos alimentarios o los números E.

¿Qué son los aditivos o números E?.

Un aditivo alimentario  es una sustancia que no se consume como alimento en sí misma, y que se añade a los alimentos con un propósito tecnológico durante su fabricación, preparación, envasado y/o transporte, y como resultado se va a convertir en parte del alimento. Como consecuencia el aditivo necesariamente tendrá que aparecer en la declaración de ingredientes del alimento, bien por su nombre o por el número E, de manera que el etiquetado va a permitir al consumidor elegir libremente entre alimentos que contengan o no determinados aditivos. Sigue leyendo

¿Qué está pasando con los azúcares en las bebidas refrescantes?

Se trata de una realidad consolidada y sin vuelta atrás: los azúcares añadidos en alimentos y bebidas afectan negativamente a varios aspectos de la salud.

Durante los últimos años la OMS ha estado alertando de que la obesidad es un problema de salud pública de importancia mundial. El evidente crecimiento de esta patología y otras asociadas suponen un reto de los sistemas sanitarios de muchos países. Este Organismo hace especial mención a los riesgos que conlleva el consumo de bebidas con elevado contenido de azúcares, pues el aumento del consumo de refrescos está relacionado con una mayor incidencia del síndrome metabólico (ligado al sobrepeso y obesidad) así como resistencia a la insulina causando diabetes. Sigue leyendo

Zumo 100% exprimido Vs. Zumo procedente de concentrado.

Si preguntamos al azar al colectivo de consumidores interesados por los zumos sobre los dos tipos de zumo, un gran número de ellos va a asociar esta pregunta a la famosa publicidad comparativa de Don Simón frente a Minute Maid y Granini. Esta modalidad de publicidad poco habitual impactó en su día a los espectadores con la comparación directa que Don Simón hacía con estos dos pesos pesados del sector, donde ponía de relieve que su producto era un zumo 100% exprimido mientras que Minute Maid y Granini fabricaban zumos y néctares respectivamente procedentes de concentrado. A partir de estos anuncios muchos consumidores empezaron a fijarse en la declaración que aparecía en el lateral del Tetra Brik, incluyendo esta característica entre los aspectos a considerar a la hora de decantarse por uno u otro producto durante la compra, porque a la vista de estos spots publicitarios era evidente que un zumo 100% exprimido era mejor que el zumo procedente de concentrado. Pero, ¿es realmente mejor un zumo 100% exprimido o un zumo procedente de concentrado?, y en tal caso ¿qué beneficios tiene respecto al otro?. Sigue leyendo

Cuando me preguntan qué es un zumo

Años atrás, cuando empecé mi andadura en la industria de zumos, en ocasiones me veía sorprendido por curiosas preguntas, que me formulaba algún que otro conocido. Lo que me sorprendía de las mismas es que por lo general eran bastante repetitivas, como las que presuponían que el zumo es un producto fabricado a partir de numerosos aditivos (“¿A los zumos se les echa aditivos?” o aquellas que ponían en duda la idoneidad de la calidad de la fruta utilizada en la industria (“¿la fruta que se emplea está en buen estado?”).

En el año 2012, en nuestro país se comercializó un total de 1.046 millones de litros de zumos y néctares (Fuente: A.I.J.N.– European Fruity Juice Association. Market report2013). Redondeando los números, esto sería el equivalente a que 1.046 millones de envases entraron en los hogares españoles con lo que concluimos que la incorporación de zumos y néctares a la cesta de la compra forma parte de nuestros hábitos de consumo habituales. A su vez, por extensión, podemos intuir que tras este hábito de consumo tan generalizado se encuentra toda una actividad económica que partiría desde el sector primario (cultivo de cítricos), pasando por la comercialización de la fruta (almacenes de confección y exportación frutícola) y finalmente la industria de transformación de la fruta en zumo que es el sector del cual voy a hablar.

Sigue leyendo